Buscar
miércoles, 21 de febrero de 2024 07:15h.

Felicidades por "otra vuelta al Sol", Eduardo Huerta

Puede que te pesen los años, la vida, las decepciones, las ilusiones perdidas, las perspectivas no alcanzadas; puede que añores tu infancia, tu juventud…
f56628bf-107e-42ca-808e-23cf1b3aa395

¡Muchas Felicidades por otra vuelta al sol!

Otro año más, eres afortunado de poder celebrarlo, es hora de ir soltando lastre, quedarse solamente con lo esencial, al final nada te vas a llevar para el cementerio.

Pasan los años, pasa la vida, te haces mayor, ¡Ya eres setentañero!. 

Puede que te pesen los años, la vida, las decepciones, las ilusiones perdidas, las perspectivas no alcanzadas; puede que añores tu infancia, tu juventud… Pero no olvides que eres afortunado de tener añoranza, de tener recuerdos, buenos y no tan buenos, porque es señal de estar vivo, y todo eso es el peaje que hay que pagar por transitar por esta vida, unas veces motivadora y otras un valle de lágrimas. 

Si vuelves la vista atrás quédate con lo bueno vivido, con los logros alcanzados; entre las cosas buenas sabes de sobra que esta Tono, tal vez si las circunstancias hubieran sido otras, hoy él igual sería un piloto de coches, la afición la lleva en la sangre, creo que tú se la inculcaste. 

Pero las circunstancias son las que son; muchos padres y madres cometemos el error de poner las expectativas en nuestros hijo/as y queremos que lo que nosotros no hemos logrado lo logren ellos. Nos olvidamos que ellos no son de nuestra propiedad, tienen su personalidad y sus aficiones, sus gustos, y no tienen que tener ninguna presión por alcanzar las metas que sus padres no alcanzaron, solamente para satisfacer el ego de sus progenitores. A ellos hay que cuidarles, protegerles, cuando son niños, y darles la libertad de volar cuando las alas les hayan crecido, para que cometan errores igual que nosotros cometimos, que caigan y se levanten y tomen las riendas de su vida, eso sí, siempre dándoles mucho cariño y sabiendo que siempre tendrán a sus padres si los precisan.

Eso que para los demás padres y madres es lo normal, para nosotros no nos vale, porque Tono por desgracia jamás abandonará el nido. 
Pero párate  a pensar lo afortunado que eres por tener el hijo que tienes.Él no ha celebrado ninguna graduación ni ha estudiado ninguna carrera; las notas y los exámenes que le ha puesto la vida los ha aprobado con nota alta, siempre con una sonrisa y superándose día a día.
Basta ver la felicidad que siente y lo bien que toca percusión

También como va cogiendo seguridad en el escenario cuando actúa en el teatro. 
Y las lecciones que nos da cada día de amor y paciencia a nosotros; porque tenemos que reconocer que muchas veces le debemos de tener hasta más arriba de la cabeza, porque aunque intentamos adaptarnos a él todavía nos queda mucho por aprender…Si fuera otro hace tiempo que nos habría puesto limites, como hacen los demás.
¿Y él como nos corresponde? Pues con una sonrisa y diciendo que es feliz de estar con nosotros.

En tu cumpleaños tu mejor regalo es Tono porque es quien más feliz te hace, así que a disfrutar de él todo lo que puedas porque el camino cada día se hace más corto y aunque es cierto que él no va abandonar su nido, nosotros ya estamos camino de hacerlo.

Aquí se invierten los papeles, nosotros nos iremos y por lo que debemos de luchar ambos es porque nadie de afuera venga a echarlo de su nido.
Primero porque es su casa, segundo porque tiene todo el derecho de quedarse en ella rodeado de sus cosas y tercero porque aunque sea lo último que hagamos, habrá que dejar todo atado y bien atado no vaya ser que después cuando se quede solo, aparezcan los que nunca han hecho acto de presencia, para mirar por “sus intereses” lo entrecomillo porque esos intereses mucho me temo que no serían los de Tono, (igual es que soy mal pensada) si no los de ellos. 

A los políticos les voy a pedir de nuevo que no vuelvan la cara para no ver esta realidad que les incomoda, porque aunque así sea la realidad está ahí, y ellos tienen el deber de mirar por el bienestar de todas las personas por igual, y más si son vulnerables.

Una vez dicho esto, celebraremos tu cumpleaños como se merece y lo saborearemos despacio, como cuando nos quedan pocos caramelos en la bolsa y no queremos que se nos acaben..
Tanto Tono como yo deseamos que pases un feliz cumpleaños y que puedas seguir celebrando muchos más.