Buscar
viernes, 19 de abril de 2024 07:25h.

Gubernamental Mordaza

Con un asombro inusitado y, de manera fulminante, “ ONDA TAGOROR”, han cerrado, sin ni siquiera haber pecado, en ningún marcado instante.

                          “La Voz de La Gomera”,
                          nunca buscó a enemigos
                          y, de buenas a primera,
                          en peldaños de escalera,
                          han quebrado sus sonidos.
                         

                         Un capricho ocasional,
                          completamente perdido.
                          Una injusticia social
                          que nos hace razonar,
                          con el sentimiento herido.
                         

                         A este genial compañero,
                          con extremas cualidades,
                          les han dejado prisionero
                          por haber sido el primero,
                          en pregonar las verdades.
                         

                                  “Premio Canarias”, reciente,
                          con aplauso general
                          que, nos mira frente a frente
                          y, de forma inteligente,
                          oculta su amargo pesar.
                          Sito Simancas, bien sabe,
                          luchar a brazo partido
                          y, en su corazón, no cabe,
                          la desconcertante clave,
                          de semejante martirio.
                         

                        Un locutor paternal,
                          pleno de paciencia y calma.
                          ¡Que, ya no nos pueda hablar,
                          por  un decreto mortal,
                          que se nos mete en el alma!
                          Que siga su pluma activa,
                          de Periodista gomero.
                          Con natural narrativa,
                          a todo lector cautiva,
                          su fogoso afán pionero.
                          
      
                         Ante las cosa que vemos,
                         como notas de folìas,
                         no nos acobardemos
                         que, si esperanza, tenemos,
                         volverán mejores días.
                         

                           ¡Un fuerte abrazo,compadre
                         que, todos cuentan contigo
                         y, aunque a muchos no le cuadre,
                         algún perro habrá que ladre,
                         rechazando este castigo!