Buscar
jueves, 08 de diciembre de 2022 04:14h.

En los relámpagos del adecuado retorno

Esta abierta crónica, dedicada plenamente a GOMERAACTUALIDAD, está enteramente recargada de transcurridos instantes, obviamente disfrutados.

Después de unos cuantos amplios meses de integral  inactividad  comunicativa  con  
todos ustedes, de nuevo, nos beneficiamos con la eficaz oportunidad de volvernos a encontrar     frente a  frente,  merced  a  este formulario  contacto  analógico  que nos  permite  intentar informarles sobre las diversas andanzas que en dicho lapso de tiempo, hemos tenido la heterogénea ocasión de haberles  podido sondear.

 

De todo corazón, abiertamente, tengo que advertirles lo mucho que les he echado de menos, tanto a nuestros comedidos lectores, como a los múltiples contactos electrónicos adictos, con los que, si Dios quiere, seguiremos manteniendo una íntima y privativa correspondencia. 
Esta abierta crónica, dedicada plenamente a GOMERA ACTUALIDAD, está enteramente recargada de transcurridos instantes, obviamente disfrutados.
De existidos momentos especiales que irán brotando y, los cuales, iniciamos con  
el celebrado saludo al primo hermano, ENRIQUE DÍAZ MÉNDEZ y de su alborozada esposa, PILUCA REBOSO, residentes ambos en el municipal término gaditano de Algeciras y, desde el cual, según sus propias afirmaciones, nos siguen fiel y diariamente, a través de este tan desplegado digital

 

La imperiosa cortesía en descenso por la calle de “Licenciado Bueno”, cumpliendo con los incondicionales amigos de siempre, la buena señora MINA, ONÉSIMO SÁCHEZ e hijo; RAMÓN AYALA y... el “galáctico -(por lo de “GAL”-) GUZMÁN FEBLES, con su indestructible satélite de marras, MANOLO GUTIÉRREZ.
 

Las fraternales visitas al buen colega y excelente compañero, JUAN ANTONIO REBOSO PADRÓN, quien, para colectivo regocijo, de nuevo triunfalmente, ha reanudado el ejercicio de su vocacional afición, ante los extendidos micrófonos de ONDA HERREÑA, realizando destacada historia con la notoria expansión de sus dilatados comentarios, al notorio son de las más radiales  y escuchadas rancheras.
 

Las practicadas invitaciones entrañables del atento cuñado, LUÍS LORENZO PADRÓN FERNÁNDEZ y de su laboriosa esposa, AMPARITO GONZÁLEZ CABRERA, catando sus afamados  guisos paliativos, en el pintoresco ambiente del panorámico  contorno llamativo de El Pinar, recibiendo con deleitoso placer, la culta conversación, amena y constructiva, del fiel conocido JOSÉ MIGUEL HERNÁNDEZ CABRERA, con sus múltiples e históricas anécdotas de experimentadas experiencias, íntegramente acompañadas de valiosos criterios sin fin y frutales colecciones de reinetas sabrosas manzanas.
 

Las sencillas reuniones con el considerado adepto, HILDEBRANDO REBOSO, quien,  en  la     efusiva   compañía    de  su     muy  digna     esposa,    ANGELITA 
PADRÓN, una vez más, efusivamente, fueron capaces de plasmar fuertemente, más y más, los sagrados lazos de la sin par, fraternal amistad.

El fabuloso manantial del inagotable “Pozo de Los Padrones”, con su espléndida largueza ciudadana, ofreciendo libremente el líquido milagroso de sus cristalinas  aguas a cuantos vayan solícitos en busca de ella, tachándoles el  maligno intento a los atrevidos inconscientes que abusando de tal don, bajamente, envilecen del mismo, almacenándola frescamente  para el simple mero riego general.
 

Las nocturnales veladas en el acogedor hogar de mi complaciente “hermana”, LOLITA PADRÓN GALÁN, en amenas tertulias, altamente animadas por la presencia del incombustible JULIO, soñando con su Real Madrid, su muy lejano malecón, así como con las de las muy  cumplidas asistentes, KARINA, ALBA, AMARILIS y la juvenil DÉNICA.
 

Por un determinado extenso tiempo, el esperado arribo a Valverde de mi conservada cuñada, CONCHITA PADRÓN FERNÁNDEZ, recibiendo más tarde  la íntima compañía de su efusivas hijas, MATY, CARMEN DOLORES, junto a la de sus populares yernos, NICOLÁS MARTÍNEZ- un destacado ex militar andaluz de pura casta- con el que, estando a su lado, la propia seriedad, se convierte en radiante jarana, así como la del incombustible poeta y esposo, Doctor, ILDEFONSO ESTEBAN ZURRÓN, persona altamente culta y singular detallista sin fin..
 

He podido vislumbrar algunos dolientes soplos emigratorios y, la isla que, con ser una de las más pequeñas del archipiélago, día a día,  se va mermando en el humano contenido de su escasa población, asegurándoles de que, actualmente, apenas si llega alcanzar la probable cifra de unos 8.000 habitantes.
Por las mañanas, en plena capital, puede verse comercial y laboral movimiento de personas, pero... a partir de ciertas horas vespertinas y nocturnas... ¡ni las fugases sombras de un triste y espantadizo  gato!

 

¡Sin lugar a dudas, un apacible rincón, un formalizado refugio de paz, un estimulado rinconcito, para el apetecido descanso corporal-mental  y el más relajante total relax potencial!
¡A nuestros queridos vecinos gomeros, les extendemos una cordial invitación para que visiten  a su isla hermana y, en la misma, encontrarán la consabida serenidad con la que, de continuo, con las mayores aspiraciones, solemos soñar!

 

También, por el eficaz Internet, pude encontrarme con la desagradable noticia de que el buen colega y compadre, ROSENDO FRAGOSO, andaba en manos médicas, “remendando” su sacrificada rodilla y a expensas de que, exitosamente, venza al dolor y logre recuperarse totalmente. ¡OJALA Y QUE, PARA BIEN DE TODOS, nuestros atentos lectores,  ASÍ SEA!
 

¡Y...aquí, también nosotros, estimado Amigo y Director, JOSÉ ANDRÉS MEDINA, damos por zanjada esta larga relación!
¡Un soñado y feliz retorno, con la sana intención de ir recuperando el precioso período  vacacional que durante tanto tiempo, habíamos perdido!