Buscar
viernes, 12 de abril de 2024 21:11h.

La guardería de Guamasa es un buen ejemplo de mal uso de los recursos públicos

Si se puede denuncia que el descontrol del gasto ha generado que en el presupuesto actual se deban pagar más de tres millones de euros sólo en intereses bancarios.
Guarderia guamasa

Guamasa.-El anuncio de que la guardería de Guamasa abrirá sus puertas finalmente en enero de 2013 ha hecho que Juan Miguel Mena, concejal de Sí se puede en La Laguna, recuerde la “pésima gestión que se ha hecho de este asunto”.

Esta instalación tuvo un coste total de más de 800.000 euros, fue inaugurada a toda prisa un mes antes de las elecciones locales de mayo de 2011. En septiembre de ese año se conocía que por falta de matriculaciones el centro permanecería cerrado durante ese curso, debiéndose afrontar los costes de su mantenimiento durante estos casi dos años.

Mena explica que los propios técnicos municipales avisaron en su momento de que en esta zona existía escasa demanda de una infraestructura pública de este tipo y sin embargo “se optó por realizar la obra, dejando para otro momento las guarderías de Tejina, Los Baldíos-Geneto, San Matías o Finca España donde existe una población infantil mucho más numerosa”.

Los ecosocialistas aclaran que ellos apuestan claramente por reforzar la red de guarderías públicas del municipio, una iniciativa que consideran acertada, pero que debe hacerse “en función de unos criterios técnicos objetivos y no, como aparentemente ha sucedido en este caso, en base a intereses electorales”.

El edil considera que los responsables políticos locales deberían explicar a los ciudadanos que no han contado con plazas públicas en las escuelas infantiles del municipio o que han tenido que sufragar un centro privado, los motivos por los que se ha dejado cerrada esta guardería durante más de 21 meses y el coste que ha generado. Mena califica esta gestión de los recursos públicos como “lamentable y un ejemplo perfecto del descontrol presupuestario de los últimos años, un descontrol que ha generado que en el presupuesto de 2013 debamos pagar 3.071.747,27 euros anuales sólo en intereses bancarios por la aplicación del R.D.Ley 4/2012, conocido como Decreto de Pago a Proveedores, una carga que deberemos asumir hasta el año 2022”.