Buscar
23:18h. lunes, 28 de septiembre de 2020
Opinión

NO SOBRAN LAS PALABRAS.-Óscar Mendoza

Lo personal y lo colectivo

“España, a lo largo de su historia, ha pagado muy caro esta postura maniquea y cainita donde el que piensa diferente no suma, sino que resta y, por ende, deber ser apartado. Los dados del destino, quizás, hace tiempo que juegan la partida mundial y nuestro país parece que ha perdido. Todo pinta bastos y los ases guardados no son tantos como quisiéramos.”

CASIMIRO CURBELO

Con paso firme

Reconozco que en las últimas semanas he sentido como la voz de los cabildos canarios parecía no ser entendida y quizás se olvidaban de que estas entidades locales existen. Parece que no conocen que somos nosotros, junto con los ayuntamientos, las primeras puertas a las que tocan los vecinos y vecinas, porque saben que siempre hemos estado a su lado. 

CASIMIRO CURBELO

Unidad ante la recuperación

El Covid-19 ha entrado en nuestras vidas para quedarse. Nadie duda que las sociedades modernas tendremos que aprender a convivir con un virus al que la ciencia aspira a frenar logrando la tan ansiada vacuna.

Un Español en Alemania

Despedida del ser querido

"El mundo ha cambiado. Ninguno de nosotros puede volver atrás. Todo lo que podemos hacer es dar lo mejor. Y, a veces, lo mejor que podemos hacer... es empezar de nuevo." (Avengers Endgame )

EN UN RINCÓN DEL ALMA

“MAYO Y MADRE”

Ha llegado el mes de mayo soleado, con armonía, por ver salir a las madres, sólo unas horas del día mas disfrutando del aire y esbozando una sonrisa…

CASIMIRO CURBELO

La fortaleza de ser isla

Los tiempos que vivimos se parecen, a veces, a la montaña rusa de un parque de atracciones. En un momento dado estamos arriba del todo y en otro estamos cayendo como si fuera por un barranco sin fin. No es extraño que muchas personas, especialmente las de mayor edad, no terminen de entender del todo esta locura.

NO SOBRAN LAS PALABRAS.-Óscar Mendoza

Elogio del optimismo


“Debemos combatir el desaliento y, en la medida de lo posible, ser positivos para intentar mejorar lo que nos rodea. Si es cierto que el pesimismo nos ancla a la tierra, el optimismo, por su parte, puede ser la fuerza para empezar a volar, vuelos cortos y a poca altura, pero que suponen algo más que ese ancla que nos puede hundir todavía más. El pesimismo extremo nunca produjo nada, el optimismo razonado puede dártelo todo.”

Desde mi ereta de Libertad

El Teletrabajo y el día del trabajador

Primeras horas de la mañana de este primero de mayo y tecleando, por no decir trabajando, porque esto que ahora hago, puede ser una obligación moral, una afición, pero trabajo lo que se dice trabajo no responde a los parámetros del derecho laboral clásico.

CASIMIRO CURBELO

Lo que no podemos cambiar y lo que sí debemos hacer

Es posible que la remontada nos cueste mucho trabajo y paciencia. Que tengamos que empezar con cifras de visitantes muy modestas, a las que no estamos acostumbrados. Pero poco a poco las Islas volverán a situarse entre los primeros destinos turísticos del mundo.Pero para llegar a ese objetivo es imprescindible sobrevivir.

NO SOBRAN LAS PALABRAS.-Óscar Mendoza

Mentiras hipócritas

“Y qué me dicen de la política, terreno abonado a la falacia, a la mentira más intensa y  a la desvergüenza como bandera. Gestores de la res publica que, si no son mediocres, sí que lo parecen. Hace poco uno  de ellos votaba en contra de una renta mínima transitoria para los más vulnerables y, acto seguido, alababa a Cáritas por repartir comida a los hambrientos. Nunca una acción denotó tanto de alguien, dibujando perfectamente su forma de pensar en la que la justicia social es sustituida por la caridad, panfleto luminoso de esos neoliberales cuyo egoísmo es amo y señor de sus almas.”

NO SOBRAN LAS PALABRAS.-Óscar Mendoza

Una casa para protegernos

“Pero, yendo más allá, también debemos contar con unos pilares sociales, esto es, comunes a todos, unos mínimos que nos cohesionen dentro de la diversidad, unas fronteras de dignidad que el mercado, Dios eterno al que rezan los privilegiados, no pueda romper ya que debe ser terreno prohibido para el negocio y la competitividad. Ahora estamos pagando caro el haber permitido que algunos cruzaran esa frontera, pisoteando lo común para acrecentar su cuentas corrientes expedidas en algún paraíso fiscal bañado con chocolate suizo o en ciertos países del caribe donde el sol calienta a ritmo de secretos bancarios.”