Buscar
23:29h. Domingo, 13 de octubre de 2019

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera.

“Han puesto en evidencia aquello de que en “La Roca” están politizados hasta los Santos”. Un domingo más, y aunque con cierto retraso en el horario habitual, tornamos de nuevo a contarles como siempre a nuestra manera, lo que ha sido portada en los diarios insulares y ...

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera.

“Unos se mojan y otros se descuajaringan”
Dispuestos un domingo más, a relatarles a nuestra manera, lo que la actualidad en  “La Roca”  ha copado las portadas de los diarios insulares y otras que aunque no, también se han dado.

 

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera.

 “ O los mencionas a todos o retiras la Guía” 

Comenzamos un domingo más a acercarles a ustedes y “a nuestra manera, ese repaso semanal de lo más destacado en el panorama informativo de La Gomera, “empresa harto difícil” si tenemos en cuenta que aquí, aparte de “bailes y fiestas”, casi nunca sucede nada....o casi.

La Pincelada, In Memoriam

"Lo que amamos nunca muere, por eso y pese a lo doloroso del adiós, es el principio de una nueva vida"

Dar pan a perro ajeno

Es lo que tiene que cuando uno alimenta a “perros rabiosos” todo lo que se puede esperar, cuando poco, es que te muerdan la mano.

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera.

Hay que ver que rápido pasan siete días para quien, en este caso, tiene que darles de nuevo "la brasa" con lo que nos ha resultado más destacado del panorama insular pero más deprisa aún para ustedes sufridores lectores que, como quien no quiere la cosa, he aquí de nuevo se encuentran con ella.

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera

No se solivianten “vuesas mercedes” porque en algunas de nuestras pinceladas, no resultaren siempre tan bien maquillados como quisieren. Es más, “vayan con Dios, hallen buenos vinos, tengan la fortuna de oír las buenas trovas sonar y los ducados en sus bolsas”...

Javier Trujillo,cada vez más solo

Afirmaba el conocido poeta Español, Gustavo Adolfo Bécquer, que “la soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo”...

Yes we can.-”si queremos”.

Como todos conocerán, el conocido Yes we Can («Sí se puede») fue una canción inspirada en un eslogan utilizado por el senador demócrata Barack Obama en la campaña primaria presidencial de 2008 y que merced a ella y al momento “especial” que vivían los estadounidenses, logró que las conciencias se removiesen y apostasen por un cambio. 

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? ...pero

Sin entrar a debatir ni contestar tan siquiera a la pregunta que da titulo a mi humilde opinión, dado qué cada cual tendrá la suya,  a cual mas respetable, entro de lleno a desgranar para ustedes un tema que yo creo debía tenerse en cuenta y por lo tanto ser objeto de consideración y estudiar por quien competa, si es posible su viabilidad aunque yo lo exponga desde la nostalgia.

"Chorizo a la fuga"

Nadie sabe , nadie sabe, pero todos quisieran saber, quien demonios es del Duque, tan querido y fiel kafel...

La Pincelada. El "brochazo" semanal a la realidad gomera.

En este repaso semanal que hacemos de lo mas relevante en la actualidad isleña, no han faltado esta semana que hoy finaliza, noticias para todos los gustos y colores y es que , contra lo que podía parecer, la providencia informativa nos ha regalado titulares muy suculentos y otros ...bueno, otros.

"Año nuevo... vida nueva" 

Al menos así se dice popularmente desde tiempos en los que ya la memoria no nos alcanza para saber cuando fue dicho por vez primera.

Los Mensajes Navideños y la cruda realidad.

No es malo, al menos para el espíritu, que en estos tiempos de “paz y amor”, el ser humano se tome por unos días unas minivacaciones en eso de pensar cual es la realidad que nos rodea, la cual por cierto... acojona.

Los premios del CIT y las "paridas" de Monseñor.

De vez en cuando noticias de este calado son realmente necesarias para que al menos, nosotros, resto de mortales, no abandonemos este singular mundo sin habernos descuajaringado.